CRITERIOS DE ADMISIÓN UNIDAD DE CUIDADO INTENSIVO (UCI) PEDIÁTRICO
Y NEONATAL
 
Dermatologos en linea
Dermatologos online
dermatologia en linea
CONSIDERACIONES GENERALES – La utilización adecuada del recurso de la unidad de cuidado intensivo es un aspecto importante para disminuir los costos de la atención. El uso eficiente de las unidades se ha vuelto una prioridad en el actual sistema de salud. – La práctica clínica ha hecho que aumenten las indicaciones para la admisión a las UCIP. – La mayoría de los médicos opinan que los beneficios de las unidades de cuidado intensivo son inestimables más que inciertos. – Aunque son pocos los estudios que han analizado las indicaciones para UCIP y el pronóstico del cuidado crítico, y que no se pueden hacer categorizaciones exactas de los pacientes, debido a los costos, las UCIP deberían ser reservadas para aquellos pacientes con condiciones médicas reversibles que tienen una posibilidad razonable de recuperación sustancial. – Si bien las unidades pueden utilizar como marco de referencia las guías de los comités internacionales, se deberían individualizar y diseñar criterios específicos para cada unidad en sí. Además cada unidad debería definir claramente el alcance de los servicios prestados y de la población atendida, criterios estos que deben ser definidos por el staff médico. – Las guías y los protocolos de atención de cada unidad deberían ser escritos por un equipo interdisciplinario de profesionales. – Se debe propender por la creación de un comité de UCIP, el cual debe darle participación y prelación a todas aquellas personas que prestan sus servicios en la unidad de manera permanente. – Las pautas o los criterios para la admisión en UCIP deberían ser revalidados de manera regular y revisados en caso necesario, sin embargo dichas revisiones deberían basarse siempre en datos objetivos. – El cumplimiento de dichos criterios debería ser vigilado por un ente apropiado que para nuestro caso pudiera ser el comité de UCIP. – Deberían establecerse normas con respecto a las admisiones cuando la capacidad de una unidad se copa. Dichas opciones pudieran incluir la limitación del número de cirugías electivas o la admisión y manejo pleno por parte del servicio de urgencias pediátricas de pacientes críticos por razones estrictamente necesarias, además del incremento de la capacidad asistencial de otras unidades funcionales como la unidad intermedia y las unidades de adaptación neonatal y  de recién nacidos asumiendo que los recursos tecnológicos y de personal son adecuados. – El cuidado en una UCIP es mayor que el que puede estar disponible en el piso o en una unidad de cuidado intermedio.

TIPOS DE PRIORIDADES Este sistema de 1 a 4 define gradualmente a aquellos pacientes que se beneficiarán del manejo en UCIP y aquellos que no. PRIORIDAD 1 Pacientes críticamente enfermos e inestables que necesitan tratamiento intensivo que no puede ser administrado por fuera de la unidad. Además no hay límites en intervención. Usualmente estos tratamientos incluyen ventilación mecánica o soporte con medicamentos vasoactivos. PRIORIDAD 2 Se trata de pacientes que requieren monitoreo intensivo y pueden potencialmente necesitar intervención inmediata. No hay límites de intervención. Ejemplos de este tipo son pacientes con enfermedades crónicas y complicaciones asociadas que los llevan a deterioro agudo médico o quirúrgico. PRIORIDAD 3 Pacientes inestables críticamente enfermos pero que tienen una posibilidad reducida de recuperación debido a la enfermedad subyacente o a la naturaleza de su condición aguda. Los pacientes en prioridad 3 pueden recibir tratamiento para resolver su enfermedad aguda, sin embargo existen ciertos límites para las intervenciones. Un ejemplo sería los pacientes con cáncer que desarrollan infecciones muy severas, taponamiento cardíaco u obstrucción de la vía aérea relacionada con el cáncer. PRIORIDAD 4 Estos pacientes no son generalmente apropiados para su admisión en la UCI y caen en alguna de las siguientes dos categorías: A. Poco o ningún beneficio del cuidado en UCI basado en el bajo riesgo de la intervención activa necesaria para su estabilización (muy estable para estar en UCI). B. Pacientes con enfermedad terminal e irreversible con muerte inminente (muy mal para estar en UCI).