abogado online

abogado por internet

abogado en linea

abogado online

abogado en linea
abogado por internet
ask to lawyer
Realice cualquier pregunta y obtenga una respuesta, abogado online las 24 horas del dia. ¡Abogado online YA!
InicioQuienes SomosTemas de DerechoPreguntas de DerechoConsulta Online
®
Seleccione el abogado que necesita
lampara
abogado online
ask to lawyer online
logo facebook
logo twitter
logo linkedin
logo blogspot
>

abogados online


abogados por internet


abogados en linea

abogados online


abogados en linea


abogados por internet
Doctrina de la soberanía parlamentaria en Reino Unido
 
Dermatologos en linea
Dermatologos online
dermatologia en linea
La doctrina de la soberanía parlamentaria es un principio de la Constitución de UK y ha sido desde hace unos 300 años. La doctrina efectivamente significa que Parlamento, como la fuente última de la ley, puede hacer que dicha ley que determina y ningún tribunal puede cuestionar la validez de cualquier legislación que crea. Por lo general, los tribunales no pueden hacer caso omiso de su legislación. 'Soberanía parlamentaria es la parte más importante de la Constitución de UK' (www.parliament.uk).

Cuando el Reino Unido se unió a la Comunidad Europea en 1972, el Reino Unido y sus ciudadanos, se convirtió en objeto de derecho comunitario. Cuando un estado se une a la Unión Europea todo derecho comunitario se convierte en parte de su propio ordenamiento jurídico, es decir, es "directamente aplicable". Derecho comunitario está contenida principalmente en los artículos del Tratado CE que simplemente establecen principios generales. Estos principios son suplidos por reglamentos, directivas y decisiones que proporcionan más detalles de los principios en los artículos. Éstos permiten a los Estados miembros a determinar cómo (si en absoluto) su legislación interna puede necesitar ser enmendado o modificado con el fin de acordar con el derecho comunitario.

Artículo 249 TCE proporciona que las regulaciones son directamente aplicables. Esto resulta en directivas automáticamente a formar parte de la legislación del Reino Unido sin intervención parlamentaria. Las directivas están dirigidas a los Estados miembros y son vinculantes en cuanto al resultado debe ser alcanzado, sino la forma y método de introducción se deja a los Estados miembros. Las decisiones son vinculantes en su totalidad sobre aquellos a quienes se dirige, si los Estados miembros o las personas. La característica de aplicabilidad directa es significativo. Las disposiciones de derecho comunitario que automáticamente forman parte de la legislación nacional de los Estados miembros pueden depender por individuos ante su tribunal nacional, independientemente de la legislación nacional sobre un tema en particular.

Con el fin de dar efecto jurídico interno al derecho comunitario y con el objetivo de evitar el conflicto entre la ley del Reino Unido y la comunidad, las comunidades acto 1972 Europea fue aprobada. La disposición central de la ley es siempre bajo sección oportunos que establece que, "todos los derechos, poderes, responsabilidades, obligaciones y restricciones... creado o resultantes de los tratados... son sin más promulgación dado efecto jurídico o utilizado en el Reino Unido, será reconocida y está disponible en la ley y ser forzadas, permitió o seguido por consiguiente". Esta sección considera ley que bajo los Tratados CE debe ser dado inmediato efecto legal a ser directamente aplicables en el Reino Unido. Por lo tanto no hay para un nuevo acto de incorporación para habilitar a tribunales hacer valer cada disposición tratado, Reglamento o Directiva que según la legislación de la CE tiene efecto directo del Reino Unido. Así, sección 2 hace el concepto del efecto directo de una parte del sistema legal de UK. Después de la aprobación de las comunidades acto 1972 europeo, por lo tanto derecho comunitario se convirtió directamente aplicable en el marco de la legislación del Reino Unido. 'Ningún derecho u obligación creada por el Tratado deben ser dados efecto legal en Inglaterra sin más'. (H.P. Bulmer Ltd v J. Bollinger SA por Lord Denning).

Sin embargo, "la aceptación de la supremacía del derecho comunitario en el Reino Unido no ha sido problemática' (Craig y De Burca 2003, 301). El principio constitucional fundamental de soberanía parlamentaria ha sido claramente un obstáculo central para la aceptación por parte del Reino Unido de la supremacía del derecho comunitario. En su formulación tradicional, Soberanía parlamentaria sostiene que el Parlamento tiene el poder de hacer otra cosa que para enlazar a sí mismo para el futuro. Un principio básico de esta naturaleza claramente hacía muy difícil para el Reino Unido transferir a las instituciones de la Comunidad Europea una esfera del poder legislativo exclusivo. En el caso de los escudos v E. Coomes (Holdings) Ltd, Lord Denning estaba dispuesto a aceptar el principio de la supremacía del derecho comunitario, declarando que Parlamento previsto claramente, cuando promulgó la ley de las comunidades europeas 1972, acatar los principios de efecto directo y supremacía (a 461). En su opinión, los tribunales nacionales deben resolver cualquier ambigüedad o incompatibilidad con el derecho comunitario en estatutos nacionales con el fin de dar primacía a la legislación de la CE.

Uno de los primeros conflictos entre el derecho nacional y el derecho comunitario que se presentó ante los tribunales nacionales fue en Macarthys v Smith. ' En interpretar nuestro estatuto, tenemos derecho a mirar a del Tratado CE como una ayuda para su construcción; Pero no sólo como una ayuda sino un reemplazo de la fuerza. Si debe aparecer en la investigación cercana que nuestra legislación es deficiente o incompatibles con el derecho comunitario por algún descuido de nuestros dibujantes entonces es nuestro deber dar prioridad al derecho comunitario ' (Lord Denning en 329). La medida a que comunidad ley anula leyes nacionales incompatibles puede ilustrarse en el caso de R v Secretario de transporte ex p Factortame impugnados como contraria a derecho comunitario el Merchant Shipping Act 1988 intereses pesqueros españoles. Esta ley define el término 'buques pesqueros británicos' de manera restrictiva que pretendía restringir a los intereses británicos no tener acceso a la cuota de pesca británico. Los tribunales británicos fueron prevenidos de la aplicación de la ley. Señor puente había declarado que mucho antes de que el Reino Unido se unió a la comunidad, la supremacía del derecho comunitario sobre las leyes de los Estados miembros fue establecida (Bradley & Ewing 2007, 72). Mientras que, por tanto, ha sido aceptado que derecho comunitario es Supremo a la legislación nacional y los tribunales nacionales están bajo la obligación de dar pleno efecto a la legislación de la CE, no puede decirse lo mismo respecto a la ley de derechos humanos 1998 ('HRA 1998').

La HRA de 1998 entró en vigor en octubre de 2000 y permitió a los tribunales dar más efecto a la Convención Europea sobre derechos humanos (la Convención). 'La Ley pretendía ser un delicado equilibrio entre la preservación de la soberanía parlamentaria, por un lado y la entrega de los derechos del otro' (Ames 2003). A diferencia de la Europea comunidades ley de 1972, la HRA 1998 no incorporar la Convención Europea de derecho interno como tal y no dio la Convención cualquier condición mejorada o Supremo en el derecho interno. Así, la ley conserva la soberanía parlamentaria y en casos de conflicto inevitable entre la legislación nacional y los derechos de la Convención, el derecho interno prevalece (Epstein & Foster, 2009). Bajo la HRA de 1998, los tribunales no tienen poderes para saltarse la legislación primaria que no pueden leer o interpretada de forma compatible con los derechos garantizados por la Convención. Bajo la doctrina de la soberanía parlamentaria, la legislatura puede pasar esas leyes como lo estime conveniente, incluso hasta el punto de la eliminación de los derechos de los ciudadanos.

A pesar de ello, la ley ha permitido al gobierno para mejor cumplir con sus obligaciones bajo la Convención y proporcionar al individuo con una forma más directa y efectiva de hacer valer sus derechos de la Convención sin necesidad de petición ante el Tribunal Europeo de derechos humanos de Estrasburgo. Sección 2 de la HRA de 1998 requiere que los tribunales nacionales para tener en cuenta cualquier convenio jurisprudencia y los principios anteriores. Además, en la sección 3, 'que es posible hacerlo, legislación primaria debe ser leer y dada el efecto de una manera que sea compatible con la Convención de los derechos' y secciones 6 a 8 imponen un deber general de las autoridades públicas para no interferir con los derechos de la Convención y permitan que las víctimas a buscar remedios directos por la violación de sus derechos de la Convención. Sin embargo, la ley establece expresamente que los tribunales no pueden invalidar cualquier legislación primaria, esencialmente de leyes del Parlamento: sección b asegura que la ley 'no afecta la validez, continuando con la operación o ejecución de cualquier legislación primaria incompatible'. Por lo tanto el 1998 HRA reafirma y reconoce el poder del Parlamento para legislar para hacer la legislación primaria que es incompatible con los derechos previstos en la Convención Europea de derechos humanos.

Si un tribunal no puede deducir un estatuto de una manera que sea compatible con la Convención, es capaz de exponer el problema haciendo una declaración que ha habido una violación. Si no es posible interpretar una ley del Parlamento con el fin de que sea compatible con la Convención, la HRA de 1998 no otorga ningún poder en la cancha para acabar con dicha legislación. Todo lo que pueden hacer es una declaración de incompatibilidad y dejarlo a la legislatura para remediar la situación a través de la nueva legislación (sección 4). Dicha declaración alentará al gobierno y al Parlamento para considerar enmiendas urgentes a la disposición legislativa pertinente. La disposición legislativa incompatible sigue siendo válida y eficaz, a menos que y hasta que sean realizadas las enmiendas legislativas. Además, el Parlamento tiene discreción si desea eliminar la incompatibilidad, manteniendo la soberanía parlamentaria. Bajo el artículo 19 de la HRA de 1998, el ministro responsable de la aprobación de cualquier proyecto de ley por el Parlamento es necesario para hacer una declaración por escrito que las disposiciones de la ley son compatibles con los derechos de la Convención. Por otra parte, el Ministro puede hacer una declaración que el proyecto de ley no cumple con la Convención de los derechos, pero que sin embargo el gobierno se propone continuar con él.

El Tribunal de apelación de H v N de Tribunal de examen de Salud Mental y la región de Londres E hizo el primer substancial "declaración de incompatibilidad". Aquí, el Tribunal de Apelaciones sostuvo que los ss 72 y 73 de la ley de Salud Mental 1983 eran incompatibles con los artículos 5, apartado 1 y 5 de la Convención. Esta fue la base de que las secciones requieren una persona detenida Mostrar que ellos no deberían ser detenidos en lugar de las autoridades para demostrar que ellos deberían ser detenidos, tal modo revertir la carga de la prueba normal.

Por lo tanto, mientras que las comunidades acto 1972 Europeo tiene el efecto de estrechamiento Soberanía parlamentaria, el 1998 HRA 'conserva la soberanía del Parlamento, por lo que cualquier ley aprobada por el Parlamento prevalece incluso si debe violar la Convención' (Hoffman & Rowe 2006, 36).



Read more: Doctrine of Parliamentary Sovereignty in UK | Law Teacher http://131.253.14.125/proxy.ashx?h=P8vV15LF6FqgLyqrqMUUtEzjf3YSSo_M&a=http%3A%2F%2Fwww.lawteacher.net%2Fadministrative-law%2Fessays%2Fdoctrine-of-parliamentary-sovereignty-in-uk-administrative-law-essay.php#ixzz3Iuqce885
Follow us: @lawteachernet on Twitter | LawTeacherNet on Facebook

consulta online
consulta online
psicologo online
medico online