abogado-homicidio-online-2

INTOXICACIONES EN PEDIATRÍA

Ayudas de laboratorio: Cuadro hemático, gases arteriales, electrocardiograma (EKG), pruebas de función hepática y renal y hemoclasificación. Es clave una radiografía del tórax inicial y a las 24 horas, define un criterio de ingreso y egreso hospitalario del paciente.
Complicaciones médicas: Edema pulmonar agudo, síndrome convulsivo, edema cerebral, alteraciones metabólicas graves, choque hipovolémico, bronconeumonía, neumotórax, atelectasia, bronquiectasias, fibrosis pulmonar, alteraciones en EKG como arritmias, estenosis esofágica, alteraciones psíquicas, hemopericardio, enfisema, hepatomegalia, depresión medular e insuficiencia renal.
MONÓXIDO DE CARBONO: Es frecuente en países con estaciones climáticas y se caracteriza porque es un gas inodoro e incoloro.
Cuadro clínico: Insuficiencia respiratoria progresiva, cefalea intensa, nauseas, vómito, obnubilación creciente, taquicardia, fatiga extrema, hipotonía, hiporreflexia, midriasis paralítica, visión borrosa, convulsiones, piel y mucosas color rojo cereza y concentraciones de carboxihemoglobina mayores del 10%. La cianosis es signo de mal pronóstico y gravedad.
Complicaciones medicas: Síndromes extrapiramidales o cerebelosos, amaurosis, hemiplejía, alteraciones neuroconductuales y vértigo. La intoxicación crónica por exposición repetida puede llevar a déficit intelectual, trastornos de conducta, cefaleas frecuentes y somnolencia.
Ayudas de laboratorio: Cuadro hemático (leucocitosis de predominio linfocítico), glicemia (elevada), BUN (elevado), líquido cefalorraquídeo (hipertensión, hiperglucorraquia), EKG (alteraciones de la onda T, depresión del ST y fibrilación ventricular), parcial de orina (proteinuria), rayos x de tórax (edema perihiliar o alveolar), electroencefalograma (trazado lento).
SALICILATOS: Dosis letal: 100- 300 mg/Kg. en 24h, absorción rápida por vía oral, antes de 30min; concentración máxima a las 2h, excreción renal principalmente. Manifestaciones clínicas más comunes: Signos de acidosis metabólica, taquipnea, hiper o hipoglucemia, considerando esta última como un signo de gravedad. Su clasificación esta dada por clínica o por niveles plasmáticos de salicilato
Clasificación: Intoxicación aguda: – Leve: Dolor quemante de boca, faringe y estomago, hipertermia, polipnea leve o moderada, letargia, vómito, tinitus, sordera y vértigo. – Moderada: Polipnea y letargia son más acentuadas, marcada excitabilidad, delirio, fiebre, sudoración, deshidratación, incoordinación, inquietud, petequias y equimosis.
– Grave: Cianosis, oliguria, hepatitis, edema pulmonar, uremia, insuficiencia respiratoria, temblores, convulsiones, hemorragias y coma. Intoxicación crónica: Tinitus, hemorragias gástricas o retinianas, gastritis, úlceras gástricas, pérdida de peso y erupciones cutáneas. Síndrome de Reye: Manifestación tóxica relacionada con el uso terapéutico de aspirina en paciente pediátrico con enfermedad viral previa, cursa con hepatopatía y encefalopatía las cuales determinan una alta morbimortalidad.
Ayudas de laboratorio: salicilemia y salicilatos en orina, parcial de orina, glicemia, cuadro hemático (leucopenia, trombocitopenia) tiempo de protrombina (hipoprotrombinemia), gases arteriales (acidosis metabólica con anión GAP elevado, alcalosis respiratoria compensatoria), electrolitos (hipokalemia, sodio alterado), prueba de cloruro férrico en orina: (+) muestra color violeta, (-) muestra color verde. Prueba de Phenistix en suero o plasma.
ACETAMINOFÉN: Dosis tóxica: >140 mg/Kg. de peso. Órgano blanco el Hígado (la oxidación del acetaminofén por el citocromo 1A2, genera metabolitos tóxicos que agotan el glutatión y provocan hepatotoxicidad)
Cuadro clínico: Puede presentarse un periodo de latencia asintomático en algunos casos. – Intoxicación aguda: Fase I: Somnolencia, náuseas, vómito, sudoración y palidez. Fase II: Aparentemente asintomático. Fase III: Confusión, ictericia, dolor en borde hepático, insuficiencia renal aguda, hipotensión, arritmias cardíacas, miocarditis, muerte por necrosis hepática hasta 2 semanas postingesta. – Intoxicación crónica: Daño hepático por ingesta de 60 a 150 mg/Kg./día en niños, por 2 a 8 días. Los síntomas son: Dolor abdominal debilidad, vértigo, anemia hemolítica, cianosis (por metahemoglobinemia), hipotensión arterial y erupciones cutáneas.